¿Cómo contamina el hidrógeno al medio ambiente?

Cómo fabricar hidrógeno

La producción de gas de agua comenzó en serio en la década de 1870. El otro gas «fabricado» habitual en aquella época era el gas de hulla, que se extraía del carbón bituminoso calentándolo en un entorno sin oxígeno. El gas de hulla se destinaba a las farolas y a los hogares, mientras que el gas de agua, más peligroso, se utilizaba en la industria. El gas de agua sigue siendo muy utilizado en la fabricación de acero y en el llamado proceso Fisher-Tropsch, que se utiliza para fabricar gasolina sintética y alcoholes. En los años 20, el descubrimiento de grandes reservas subterráneas de metano proporcionó una alternativa más barata al gas de hulla. Como no se fabricaba, se le llamó «gas natural», nombre que se sigue utilizando hoy en día. El metano también sustituyó al carbón para la producción de gas de agua. Al igual que en el caso del carbón, la producción de hidrógeno a partir del metano produce abundante monóxido de carbono que, tras la combustión, se convierte en dióxido de carbono.

La intervención radical que podría salvar a los glaciares del «día del juicio final «Los investigadores estudian si la construcción de enormes bermas o el despliegue de cortinas submarinas podrían frenar las aguas cálidas que degradan las capas de hielo.

El hidrógeno del New York Times

Graeme Pearman no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

  ¿Cuánto voltios tiene una moto eléctrica?

Este mes, por ejemplo, la agencia científica nacional de Australia, CSIRO, ha publicado un informe que demuestra que el uso de hidrógeno limpio como combustible podría reducir drásticamente las emisiones de la aviación, incluyendo una transición completa del combustible convencional para aviones hacia 2050.

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo. En la Tierra, se encuentra sobre todo en el agua, de la que puede extraerse. Cuando se utiliza energía renovable para alimentar este proceso, el hidrógeno puede producirse, en principio, sin emisiones.

Países como Alemania, Japón y Corea del Sur tienen una gran demanda energética y compromisos de reducción de emisiones. Pero tienen pocas posibilidades de desarrollar sus propios recursos renovables. Esto crea una gran oportunidad para que Australia envíe hidrógeno al mundo.

Estos potentes oxidantes reaccionan con otras sustancias químicas liberadas a la atmósfera a través de procesos naturales y humanos, como la quema de combustibles fósiles, y ayudan a eliminarlas. Una de estas sustancias químicas es el metano, un potente gas de efecto invernadero.

¿Es el hidrógeno un gas de efecto invernadero?

Año de publicación: 2006Autor(es):  Derwent R., P. Simmonds, S. O’Doherty, A. Manning, W. Collins y D. StevensonPublicación:  Int. J. of Nuclear Hydrogen Production and Applications1(1): 57-67DOI: 10.1504/IJNHPA.2006.009869Los sistemas energéticos basados en el hidrógeno parecen ser una propuesta atractiva para sustituir en el futuro a los actuales sistemas energéticos basados en los combustibles fósiles. El hidrógeno es un componente traza importante, aunque poco estudiado, de la atmósfera. Actualmente está presente en una proporción de mezcla de unas 510 ppb y tiene importantes fuentes naturales y artificiales. Dado que el hidrógeno reacciona con los radicales hidroxilos de la troposfera, las emisiones de hidrógeno a la atmósfera perturban la distribución del metano y del ozono, el segundo y tercer gas de efecto invernadero más importante después del dióxido de carbono. El hidrógeno es, por tanto, un gas de efecto invernadero indirecto con un potencial de calentamiento global GWP de 5,8 en un horizonte temporal de 100 años. Por tanto, una futura economía del hidrógeno tendría consecuencias de efecto invernadero y no estaría exenta de perturbaciones climáticas. Si una economía global del hidrógeno sustituyera al actual sistema energético basado en los combustibles fósiles y presentara una tasa de fuga del 1%, produciría un impacto climático del 0,6% del actual sistema basado en los combustibles fósiles. Hay que prestar mucha atención para reducir al mínimo las fugas de hidrógeno en la síntesis, el almacenamiento y el uso del hidrógeno en una futura economía mundial del hidrógeno si se quieren obtener todos los beneficios climáticos.

  ¿Dónde nace la marca Cupra?

Emisiones de hidrógeno

El hidrógeno azul, que podría formar parte de los planes gubernamentales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, puede ser hasta un 20% más perjudicial para el medio ambiente que la combustión de gas natural, según afirman los investigadores de las universidades de Cornell y Stanford.

Extraído del gas natural, el hidrógeno azul captura las emisiones de CO2 para su colocación en el subsuelo, pero una «cantidad significativa» de las emisiones de CO2 y metano no se captará ni siquiera en el mejor de los casos de ampliación de esta tecnología, advirtieron los investigadores.

Los autores del estudio concluyeron: «Realmente no hay ningún papel para el hidrógeno azul en un futuro libre de carbono». «Sugerimos que el hidrógeno azul es mejor verlo como una distracción, algo que puede retrasar la acción necesaria para descarbonizar realmente la economía energética mundial».

  ¿Cómo saber si una batería de litio sirve?

Suscríbete a ClimateCast en Spotify, Apple Podcasts o Spreaker.David Cebon, profesor de la Universidad de Cambridge, dijo: «El método de cálculo es riguroso, las hipótesis son sólidas y los resultados, contundentes: «El hidrógeno azul no puede considerarse una solución ‘baja en carbono’ o ‘limpia’. De hecho, este documento demuestra que la producción de hidrógeno azul es significativamente peor que la quema de combustibles fósiles para la calefacción, como el gas o el carbón». En julio, el grupo parlamentario multipartidista sobre el hidrógeno publicó un informe en el que se instaba al Gobierno a ir más allá de sus actuales compromisos de reducción a cero y a establecer objetivos ambiciosos en materia de hidrógeno en las próximas estrategias para alcanzar la reducción a cero en 2050.