¿Cuánto contamina un cochemóvil?

Contaminación del aire por los coches

Para muchas personas, el trayecto de ida y vuelta al trabajo es el final de la rutina diaria. Pero el modo en que elegimos viajar a la oficina, o incluso ir a la tienda, es también una de las principales decisiones climáticas que tomamos a diario.

En países como el Reino Unido y Estados Unidos, el sector del transporte es el responsable de la emisión de más gases de efecto invernadero que cualquier otro, incluyendo la producción de electricidad y la agricultura. A nivel mundial, el transporte es responsable de una cuarta parte de las emisiones de CO2.

Y gran parte de las redes de transporte del mundo siguen centradas en el automóvil. Los vehículos de carretera – coches, camiones, autobuses y motos – son responsables de casi tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero que provienen del transporte.

El coche medio de gasolina que circula por el Reino Unido produce el equivalente a 180 g de CO2 por kilómetro, mientras que un coche diésel produce 173 g de CO2/km. En Estados Unidos, el vehículo medio de pasajeros que circula por las carreteras emite 650 g de CO2/km. En general, cuanto más grande es el coche, mayores son las emisiones.Viajar en coche particular o en taxi emite mucho más carbono que hacer un viaje en autobús o en tren (Crédito: BEIS Conversion factors 2019/Javier Hirschfeld)Conducir un vehículo más nuevo puede reducir estas emisiones: en Europa, la media de emisiones de un coche de gasolina nuevo en 2018 fue de 123g de CO2/km.

  ¿Cuánto dura un Tesla en cargarse?

Calculadora de emisiones de co2 de los coches

Durante mucho tiempo se ha culpado a los aviones de las emisiones de efecto invernadero y del calentamiento global. Durante muchos años, fueron considerados el medio de transporte más contaminante. Se decía que los trenes, los autobuses e incluso los coches eran mejores que los aviones. Pero, ¿sigue siendo cierto este «sentido común» hoy en día? Según los últimos datos, no. Averigüémoslo.

De hecho, para evaluar las emisiones de un tipo de transporte debemos conocer primero su consumo de combustible por kilómetro. Después, hay que multiplicar esta cifra por un factor de emisión específico (que depende del combustible utilizado).  Luego hay que sumar a esta cifra las emisiones de las fases de fabricación y de fin de vida del vehículo analizado. Y si se trata de un avión, también hay que contabilizar las emisiones de forzamiento radiativo. Después, los resultados se ponderan y se dividen por el número de pasajeros y el número de kilómetros recorridos. El resultado será un número medido en g de CO2 /pasajero/km.

El «problema» es que hacer estas predicciones significa tomar (muchas) suposiciones. Por ejemplo, el número de kilómetros recorridos, el modelo de vehículo o el número de pasajeros se toman como valores estándar aunque no lo sean. Al final, todas estas suposiciones afectan al resultado final. A continuación podemos encontrar las cifras de contaminación del informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA):

Las emisiones de co2 del transporte en el mundo

Cuando los vehículos queman gasolina fabricada a partir de combustibles fósiles, liberan directamente al aire contaminantes en forma de dióxido de nitrógeno, dióxido de carbono, hidrocarburos, óxidos de azufre y partículas. Los contaminantes causados por este tipo de emisiones se han relacionado con impactos negativos en la salud humana -especialmente cuando se exponen durante largos periodos de tiempo o en altas concentraciones- así como con el cambio climático y los problemas medioambientales.

  ¿Quién inventó el primer coche eléctrico?

Según la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA), los vehículos de motor producen alrededor del 29% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de Estados Unidos, lo que los convierte en el factor que más contribuye a las emisiones del país. Y lo que es peor, las emisiones de GEI en el sector del transporte aumentaron más que en cualquier otro sector entre 1990 y 2019.

La quema de combustibles fósiles, como la gasolina y el diésel, libera gases de efecto invernadero que se acumulan en la atmósfera de la Tierra, lo que provoca el calentamiento de los climas y fenómenos meteorológicos extremos que pueden desplazar a las poblaciones de fauna y flora, destruir los hábitats y contribuir a la subida del nivel de los océanos. La contaminación del aire también puede influir negativamente en la calidad del suelo y del agua en el entorno natural.

Emisiones de dióxido de carbono por fuentes

Para mitigar los efectos sin precedentes de la crisis climática, las sociedades modernas presentan la descarbonización como una solución clave. La descarbonización se refiere al proceso de reducción de la cantidad de dióxido de carbono nocivo (también llamado emisiones de CO2) que lanzamos a la atmósfera.

Esta entrada del blog se centra en el papel que pueden desempeñar los vehículos eléctricos en la revolución de la descarbonización. También nos centraremos en desmentir algunos mitos perjudiciales, como la idea de que los vehículos eléctricos contaminan más que los motores de combustión estándar.

  ¿Cuánto cuesta el coche eléctrico más barato en México?

Hay mucha información errónea sobre la contaminación que provocan los coches eléctricos. Por ejemplo, uno de los argumentos más comunes contra los vehículos eléctricos es que su producción genera más emisiones que la fabricación de coches con motor de combustión interna (ICE).

La producción de baterías para coches eléctricos es -como cualquier otra actividad humana- gravosa para el medio ambiente. La extracción y el procesamiento del litio y el cobalto para las baterías provocan procesos de producción con un impacto medioambiental más importante. Afortunadamente, las principales empresas del sector ya están aplicando soluciones para reducir el impacto de la producción de baterías para vehículos eléctricos en el medio ambiente. Además, los vehículos eléctricos compensan estas elevadas emisiones en la fase de producción con las bajas emisiones del tubo de escape en comparación con vehículos eléctricos y coches de combustión interna similares.